MORIR MATANDO


de Gustavo Rodriguez Ostria

Poder, guerra e insurrección en Cochabamba 1781-1812

La historia de la llamada Guerra de la Independencia se ha escrito en Bolivia como una sucesión de batallas y la emergencia de héroes o heroínas, quienes encabezando tropas decididas y comprometidas con la patria luchan hasta el sacrificio de sus vidas contra el invasor español y por la independencia. En Cochabamba esta narrativa sobre el 14 de septiembre de 1810 y el 27 de mayo de 1812, se configuró a fines del siglo XIX e inicios del XX. Entonces los intelectuales de las elites iniciaron un recuento teleológico del pasado regional a fin de construir las lealtades de pertenencia a la nación y exaltar la participación regional en la fundación de Bolivia; una entidad considerada pre existente.
Esta obra de carácter revisionista y sin duda controvertida, basada en fuentes documentales y el uso de una profusa bibliografía, cuestiona estos lugares comunes. Afirma que el propósito de las demandas de las elites no fue la independencia, sino la autarquía dentro el sistema monárquico y que dentro una guerra civil se enfrentaron y coincidieron criollos, mestizos e indígenas Buscando superar un posible pecado de anacronismo, contextualiza los polisémicos conceptos y vocablos, como patria y por extensión patriota, para tratar de entenderlos en sus propios términos, es decir no desde la constelación y representación que le otorga el lenguaje y uso contemporáneo. Metodológicamente recupera una dimensión regional superando los límites nacionalistas, para considerar, en la medida de lo posible, las conexiones entre Cochabamba y la actual República Argentina.
Abordar la temática de la guerra en Cochabamba entre la rebelión indígena de 1781 y la batalla de la Coronilla de 1812, requirió una exploración por archivos dispersos en varios lugares y países, como la lectura crítica de investigaciones recientes sobre el alucinante tema de la Independencia.