HAY QUE SABER DISTINGUIR ENTRE UN INSULTO Y UN ACTO RACISTA

El insulto, también penado, aunque tenga matices racista es un acto claramente descrito y tratado por la Legislación Boliviana. Sólo a través de un análisis netamente jurídico se puede distinguir esta sutil diferencia y no solamente a través de un análisis social y político como el que se está haciendo alrededor de la Ley contra el Racismo. Así lo sostiene el Dr. Orlando Parada Vaca, Doctor en Derecho Procesal por la Universitat de València, España.
"En realidad en el fondo de la cuestión está el derecho a la dignidad: por eso la lucha internacional contra toda forma de discriminación, entre ellas el racismo. Esto significa que, todo acto que implique postergar, negar o impedir el ejercicio de derechos de las personas por el simple hecho de su raza, creencia religiosa, el sexo, la edad, etc., implica un acto de discriminación que ya se encuentra penado. El insulto es otra cosa. Es vulnerar el derecho a la dignidad y el honor de las personas a través de la expresión verbal o escrita. Cuando ese insulto tiene un contenido rascista, se incluye entre una de las tipificaciones del Art. 23 de esta ley que modifica el Art. 281 Código Penal. En mi modesta opinión, la inclusión del Art. 281 octies al CP, era innecesaria, por ello esta norma debiera ser derogada. Ya existen los delitos contra el honor en el CP. Si el fondo del tema es la dignidad, el insulto con base en el racismo y la discriminación puede ser incluido entre ellos. El Art. que debiera modificarse es el Art. 16 de la Ley".
Autor de varios libros, prepara una publicación sobre la protección jurisprudencial frente a intromisiones ilegítimas en el tratamiento de la imagen, el honor y la intimidad, trabajo que viene desarrollando sobre su tesis de doctorado. En coautoría con prestigiosos juristas españoles, el libro Honor, Imagen e intimidad va rumbo a convertirse en un éxito más de la Colección Jurídica de Editorial El País.