DOS CUMBRES DE LA POESÍA BOLIVIANA


Eduardo Mitre y Pedro Shimose
El País presenta a sus lectores MIRABILIA, considerado uno de los más bellos libros de poesía de la literatura boliviana. Editado por primera vez en 1979, vuelve ahora en edición de lujo con ilustraciones realizadas especialmente para el libro, por la ilustradora Romanet Zárate.
Guillermo Sucre en la presentación señala: “(...)No sólo a través de sus ideogramas, Eduardo Mitre parece buscar siempre dibujar el mundo: no decirlo o nombrarlo, sino escribirlo: verlo a través de la escritura. En el decir habría como una distancia que nos escamotea al mundo; no así en la escritura, donde el signo es ya cuerpo. A Mitre le gustaría que las palabras fuesen como (las) cosas; éstas –señala en un poema– “Están ahí en la luz / En paz con su forma / No deseando / Ser otra cosa”. Pero además, Mitre tiene el vicio de que habla Barthes: el querer ver las palabras, figurar su cuerpo, su materialidad. De ahí la extrema nitidez de su poesía. Nitidez: no el hacer claro el sentido del mundo sino el de hacer del sentido del mundo la única claridad posible.” La posibilidad de tener en un volumen una selección de la obra de Pedro Shimose, viene ahora con DE NAUFRAGIOS Y SONÁMBULOS. El prologuista justifica el nombre del libro en una posible línea de naufragios y sonámbulos que transcurrirían en la obra “(...) De cualquier manera, esa supuesta “línea conductora” no es más que otra lectura particular de la obra de Shimose, y creo que el título de la selección también es un nombre que me puede servir para llamar a la poesía. Sino ¿cómo se explican los resortes que llevan a los “poetas” a levantarse y seguir un camino en la noche? ¿Qué luz guiará a los sonámbulos?: La poesía, seguro, esa fatalidad del instinto que dice Cobo Borda. Entonces surge la hermosa paradoja de la doble función de la poesía: aquel canto de sirena que arrastra a los náufragos y faro en la alta noche de los sonámbulos. Eso he querido reunir de Shimose en este libro.”